mondoGarofoli Garofoli

Mundo Garofoli

mostrar artículos relacionados

17 11
El eclecticismo de San Francisco, la modernidad según Gidea

volver

El equilibrio entre el pasado y el futuro suele distinguir muchas de las ciudades modernas. San Francisco sin embargo representa el fruto más creativo de una evolución híbrida, en la que el encanto de la herencia histórica renace gracias al auxilio del arte y el diseño. Por definición la ciudad más europea de Estados Unidos, San Francisco ("Frisco" para los amigos) es tranquila como Roma pero cosmopolita como Nueva York, escenográfica y divertida como la California inmortalizada en las series televisivas de los años noventa: una ciudad para recorrer en las jardineras, tranvías abiertos a los lados que representan por excelencia el típico paisaje empinado y apresurado. San Francisco es el emblema del eclecticismo arquitectónico y cultural: las tiendas arabescas de la transitada Chinatown contrastan las residencias victorianas de Telegraph Hill, con un fondo musical perteneciente a los grandes personajes de la "Beat Generation" como Jack Kerouac y Allen Ginsberg, que en la década del '50 lanzaron la "Poetry Renaissance". Evocaciones que parecen revivir en los doscientos murales del Mission District, cuyas imágenes cuentan la vida cotidiana pasada y presente de los Estados Unidos.
Las colecciones Modernas Gidea encarnan la vocación contemporánea y multicultural de estos espacios urbanos, capturando el espíritu innovador que nace de la unión de diferentes culturas metropolitanas. Las líneas perpendiculares y geométricas de las puertas de laminado o aluminio combinan con aristas redondeadas y se prestan a una infinita variedad de materiales, colores y cristales. El diseño versátil y elegante de las colecciones Stilia, Smart, Luxpoema y Antha representa el equilibrio perfecto entre estilo y funcionalidad, artesanía e innovación: garantía perenne de la mejor calidad de construcción. Como la que se percibe al admirar el imponente Golden Gate, puente símbolo de la West Coast, a cuyos márgenes se alternan las frescas nieblas de verano y los prepotentes rayos del sol en un panorama de ensueño, más que nunca a nuestro alcance.